sábado, 17 de junio de 2017

The Jacksons - "Can You Feel It" (1981)

Los hermanos más famosos de la historia de la música ya se habían pasado por "1001 vídeos" en plena época descomposición con su inenarrable "Torture".

Hoy, The Jacksons vuelven a este blog con un egotrip en toda regla, "Can You Feel It".



En 1981, Michael Jackson, crecidito tras el éxito de "Off The Wall" (1979), estaba on fire creativamente hablando, y pensó que molaría hacer un vídeo donde sus hermanos y él (sobre todo él) fueran una especie de dioses que llegan a la Tierra a repartir luz, alegría y color al planeta.

Aunque el concepto salió de la mente de Michael Jackson, el encargado de darle forma fue Robert Abel, diseñador de efectos especiales muy en alza en esa época y que dejó su sello en filmes como "El abismo negro" (1979) y "Tron" (1982). El clip se llama realmente "The Triumph", como el disco al que pertenece "Can You Feel It", pero al final el título de la canción se impuso al nombre original.

El vídeo empieza con un narrador poniéndonos en situación con el típico "In the beginning..." y una suave orquestación ambiental de fondo. De repente la canción rompe donde agua y fuego se mezclan para que irrumpan nuestros dioses, The Jacksons.


De un foco de luz aparece la otra protagonista del videoclip, una especie de burbuja de Freixenet que representa la luz o el sol, o yo que sé. Ésta se dedica a volar mientras hace la cruz o a girar multiplicada sobre algo que parece fuego valyrio.


Mientras, los Jacksons a lo suyo, sus gigantes figuras dominan la ciudad y se dedican a repartir con sus manos unas gotas que caen encima de la gente en forma de lluvia llorada, bueno eeeeeh...











Michael Jackson (como no) levanta con sus manos un arco iris, y Tito le da potencia al Sol a base de aporrear la guitarra.




La canción termina mientras un eclipse siembra la inquietud en la gente y, mientras volvemos a la parte orquestal, los Jacksons resurgen para acabar con el eclipse y volver a traer la felicidad a un grupo de personas reunidas para hacer un anuncio de Benetton, que se quedan flipando mientras ven desplegarse la cola de un pavo real dentro un círculo, normal.




Un final extraño para un vídeo muy simpático, teniendo en cuenta que es una oda al ego de The Jacksons. Normalmente este tipo de conceptos suelen acabar en algo que da repugnancia. Posiblemente, "Can You Feel It" es la excepción.

 

viernes, 12 de mayo de 2017

Jain - "Come" (2015)

Jain es una joven cantante francesa poco conocida en España (salvo que vieses "Tu cara me suena" el pasado mes de febrero, cuando Rosa López le hizo una imitación que está pidiendo la urgente intervención de La Haya). Apenas tiene un disco editado, "Zanaka", que recoge las influencias musicales que ha ido recibiendo en su vida, sobre todo africanas y del Medio Oriente, donde ha vivido siguiendo a su padre por cuestiones profesionales. En apenas 25 años, Jain ha residido en Toulouse, Dubai, Congo, Abu Dhabi y París. Sus padres también tienen raíces africanas, lo que ha terminado de moldear su sonido.

Empezó a trabajar en su música mientras vivía en Brazzaville, y sus videos en MySpace llamaron la atención de algunos productores. Uno de ellos, Yodelice, se la llevó a París y de ahí surgió este primer disco.

El single de presentación, que ahora está promocionando en programas de la televisión de EEUU como el de mi querido Stephen Colbert, es el que nos ocupa. Se titula "Come", y el videoclip es una de las delicias visuales más apetecibles que he visto últimamente.

Todo el video, en el que, por cierto, Jain viste como lo hace en sus actuaciones, es un juego de imágenes que nos llevan a dudar de lo que vemos, de las perspectivas, de la realidad. Tiene un carácter muy lúdico y muy divertido que se entiende mejor al verlo. La dirección estuvo en manos del dúo Lionel Hirlé y Gregory Orhel.

 Estos planos son los únicos en los que Jain no viste de negro, porque homenajean a los fotógrafos africanos que hacen retratos en los que el sujeto viste igual que el fondo, o con estampados parecidos

En "Come", cuya acción transcurre casi siempre en una casa y su jardín, hay muchas Jain jugando con nosotros. La vemos subiendo y bajando al mismo tiempo una escalera, por ejemplo.


Juega al ajedrez contra sí misma con piezas al revés, agarra un avión y lo convierte en un juguete, salta para caer en una pequeña taza de café, juega al escondite en el aire...




Uno de mis momentos favoritos llega en el 1:11, cuando tres Jain que toman el sol con una bebida van levantando las gafas que llevan y la imagen se distorsiona según sean de vista, de sol o de 3D.

Y prefiero no seguir destripando el video para que cuando lo veas disfrutes de su original planteamiento y de las ilusiones ópticas que nos obligan a preguntarnos qué estamos viendo realmente.



jueves, 4 de mayo de 2017

The Pogues - "Fiesta" (1988)

Cuando se juntan en el techo de la Casa Milà de Barcelona, unos famosos borrachos como The Pogues y el cómico Adrian Edmonson para grabar el video de una canción sobre las experiencias de la banda en las fiestas de Almería, con una melodía tomada de un puesto de comida callejera y con parte del estribillo sacado de una polka alemana, sólo puede haber un resultado: "Fiesta".


El video está dirigido por el citado Edmonson, conocido por interpretar al violento punky Vyvyan en la serie "Los jóvenes" (The Young Ones), y alterna los planos rodados en la Casa Milà, con imágenes de fiestas populares españolas, tomas sacadas de un concierto de la banda y escenas de la banda líandola por las calles a sus horas preferidas, o sea, la noche.

Buena parte de los planos se los lleva Shane McGowan, líder de la banda, uno de los mayores crápulas que ha dado la historia de la música y un tipo capaz de alternar en el mismo video un esmoquin, una chaquetilla de torero y una camisa hawaiana. 

Y luego, las divas del pop van presumiendo por ahí 
de sus cambios de vestuario. ¡Vulgares aficionadas!

McGowan nos canta esa letra casi indescifrable donde se mezcla inglés y algo que se supone que es español. La primera estrofa es toda una declaración de intenciones:
"I'm Francisco Vázquez García,
and welcome to Almería,
we have sin gas and con leche,
hay una fiesta and fería".

En un momento McGowan torea en plena calle a una versión humanizada, y seguramente etílica, de un toro usando como capote una bandera roja con la cara del Che. 

 McGowan, acercando la tauromaquia a la izquierda

Cae la noche y The Pogues se mezclan con el populacho en las típicas terrazas veraniegas. Mientras McGowan sigue dando capotazos indiscriminadamente y la banda toca, nuestro toro de Hacendado se dedica a arrasar con todas las mesas. 

Cuando el balconing y las orgías de Magaluf
esperaban a la vuelta de la esquina

En medio de la noche vemos con una corona a "Costello, el rey de América". No se trata de ningún tipo llamado Costello que tenga una bar llamado "América". Se refiere a Elvis Costello, que poco antes le había "quitado" la bajista a la banda, Cait O'Riordan, para casarse con ella. La canción también cuenta como Jamie Fearnley (acordeón) es capaz de beber "cincuenta cien Campari", la duda es: ¿se refería McGowan a 150, o a 500 Camparis?. Ahí dejó la duda.

La canción termina con la melodía ralentizada en clara analogía el estado en el que acabaron la noche. Aparte de su peculiar bilingüismo, "Fiesta" contiene más elementos curiosos. La melodía la sacaron McGowan y Jem Finer de la música de reclamo de un puesto de salchichas almeriense llamado "Salchichas Uranga", mientras que parte de la letra del estribillo está tomada de "Liechtensteiner Polka", una tradicional polka germana.

 Otro mix de conceptos fascinante

Como dije al principio de este post, "Fiesta" es una suma de elementos tan disparatados cuyo resultado sólo podía ser una disparatada fiesta.



 

viernes, 21 de abril de 2017

"The first, the last: Mariah Carey"

"The first, the last" es una sección que, como los más veteranos recordarán, consiste en echar un vistazo al primer y último videoclip (hasta la fecha o definitivo) de un grupo o cantante. De momento hemos hecho ese repaso con la añorada Amy Winehouse y la querida Shania Twain. Hoy le toca el turno a otra "monstrua" del música pop de los últimos 25 años: Mariah Carey.

La evolución de Mariah Carey a lo largo de su carrera es evidente: de modosita empalagosa a mujer liberada, terminando en un inicio de parodia que intenta combinar una cosa y la otra. Si algo se ha mantenido estable en este tiempo es la calidad vocal incomparable de Mariah y su talento como compositora y letrista. Y a la par que la fama y el éxito de Carey crecían, su vestuario iba empequeñeciéndose.

El primer videoclip de Mariah acompañó a su single de debut: "Vision of love" (1990). Una primera versión del video no llegó a ver la luz porque los directivos de Sony, que estaban entusiasmados con la cantante, lo encontraron muy por debajo del nivel del tema. No obstante, hubo rumores en su época, difundidos sobre todo por empleados de la compañía, de que fue la propia Carey la que exigió una segunda versión al verse descontenta con la primera.

Habría que haber visto aquella pieza, porque la que finalmente salió a la luz no es algo para pasar a la Historia, y si bien tuvo un presupuesto respetable, no se percibe claramente en qué se lo gastaron. Se busca una atmósfera íntima, de colores cálidos, y para ello Mariah es situada en una especie de alféizar. en la ventana de una amplia habitación, con un árbol en el exterior.


Mariah viste de forma sencilla, siempre de negro, con una silueta bastante fina y con el pelo rizado del que renegó tan pronto. Su apariencia es totalmente natural. Asi se estaba presentando al mundo.


Ya en este videoclip vemos cómo Mariah siempre es filmada por el lado derecho, ya que fue el consejo que le dio una directiva de la compañía discográfica cuando la cantante apenas estaba empezando. Desde entonces, es el lado por el que siempre posa.

La pieza se desarrolla entre planos anodinos: Mariah en la ventana, Mariah de pie, Mariah en el columpio con un gato, Mariah en la escalera, y finalmente Mariah con un micro.


Y para de contar, porque no hay más. 



27 años, dos matrimonios, dos hijos y millones de discos (y dólares) después, aquí sigue Mariah, con una estética completamente alejada de sus inicios. En enero de este año estrenó "I don't", al que acompañó con un videoclip que dirigió ella misma y que da un poco de vergüencita.

Antes que nada, debo aclarar una cosa. Si Mariah Carey quiere ir reventona y sexy por la vida, no tengo nada que criticarle. Cada mujer es libre de hacer lo que le dé la gana con su cuerpo y su estilismo. Pero eso no quita para que diga lo que pienso, y pienso que Mariah no está afrontando con tino la madurez.

El video se inicia con Mariah huyendo de una mansión con su vestido de novia (que acabará siendo quemado, en una metáfora un tanto obvia), y la aparición de YG, un rapero negro, porque en todos los videos de la Carey de los últimos diez años hay un rapero negro. Será que viene en el contrato.

Y el resto del videoclip es Mariah poniendo mohínes y carusas embutida en ropa que, objetivamente hablando, le queda pequeña.

"Pues una cosa fresquita que me he puesto para salir a dar una vuelta en coche"

En el 1:23 Mariah nos hace un gesto muy feo con el dedo corazón, en el que lleva su anillo de casada; otra metáfora sólo para los que las cojan al vuelo.


La postura corporal de la cantante tampoco ayuda, ya que la fuerza para meter tripa y sacar pecho.

Yo no hubiera escogido este vestido, la verdad

El culmen llega al final del videoclip, cuando las tetas cuentan con un plano para ellas solas.

Estas tetas no estaban en Vision of love

No vayamos a quedarnos con la impresión de que todos los videoclips de Mariah Carey son así de sosos. En este blog, sin ir más lejos, ya hablamos de "Honey" y seguro que alguno más reseñaremos en el futuro. Esperemos que, por el bien de todos, Mariah revierta la tendencia que lleva ahora y vuelva a darnos algún tema potente con un videoclip a la altura.

miércoles, 5 de abril de 2017

The Replacements - "When It Began" (1990)

La historia de The Replacements y su lucha constante por no triunfar ya fue contada en este blog en su momento. Pero me apetecía volver a hablar de la banda de Minnesota para hablar de su epílogo, "When It Began".

El disco "All Shook Down" fue un álbum extraño porque empezó siendo el primer disco en solitario del líder de la banda, Paul Westerberg, y acabó convirtiéndose en el último de The Replacements.

Razones para esta singular transformación hay muchas: desde la inseguridad de Westerberg a su falta de adaptación para trabajar con músicos de estudios. El caso es que viendo que el barco ya iba con la proa para el marisco, decidió volver a su zona de confort.

"When It Began" fue el tercer y último single del disco. Siendo ya famosa la aversión que tenía la banda a cualquier acto promocional, vídeoclips incluidos, cuesta creer que se prestaran a grabar semejante video. Y es que el video que nos ocupa es bastante chapucero.

Se trata de animación de plastilina mezclado con la presencia real de la banda, en la que es, probablemente, la peor integración de la historia.

La acción transcurre en un ciudad donde The Replacements van cantando por la calle mezclándose con los transeúntes. En realidad, se dirigen a un teatro donde la banda tiene una actuación; de camino a ella, Westerberg nos manda un cariñoso saludo.


Corte de mangas, plano torcido y mal encuadrado. 
Todo a lo "Replacements style".

Mientras se alternan planos dentro del teatro y callejeros, vemos diferentes escenas como esa en la que Westerberg le canta a una prostituta, o eso parece al juzgar por la reacción del que parece ser su chulo.
También hay lugar para momentos absurdos como cuando la banda cruza la calle subida al techo de un camión y Westerberg se despide de ellos con poca convicción.


Y así transcurre el video, con tanta desgana, que hasta para tirar de referencia a la cultura pop, tampoco se rompieron el cráneo.


En cuanto a la canción, tiene un cierto aire comercial (ese coro del estribillo) que no pega mucho con la trayectoria de la banda. Es más, "When It Began" no es un tema del que Westerberg se sienta muy orgulloso, pero a mí me gusta mucho. 

Quizá es porque fue el último single de la banda ya que se separaron en el 1991 y los puntuales regresos han sido sin disco nuevo, sólo a modo de revival. Es muy probable que nunca más tengamos material nuevo de The Replacements, tampoco importa, su legado dentro del indie rock americano está ahí.



jueves, 23 de marzo de 2017

Ray Parker Jr. - "Ghostbusters" (1984)

Si no vi mil veces la película "Cazafantasmas" cuando era una niña, no la vi ninguna. Me parecía la mejor película que jamás se había rodado, lo cual habla muy mal de mi cinefilia infantil. Por eso traigo con especial cariño el videoclip de la canción que, lejos de ser un accesorio, se codeó de tú a tú con el propio filme. Añádanle a eso que el video incluye multitud de cameos de los que tanto nos gustan en esta casa.

Los productores y el director de la película sabían que tenían un pelotazo entre las manos, pero echaban de menos una canción pegadiza que redondeara el pack. Y encima Ivan Reitman, el director, estaba empeñado en que en el estribillo de la canción se dijese la palabra "ghostbusters", lo cual representó un reto para los letristas.

Cuando se dirigieron a Ray Parker Jr. para pedirle que la cantara, el productor Clive Davis (un tótem en la época) no se entusiasmó, porque Parker había cimentado su carrera en las baladas melosas y esto era una salida del tiesto bastante inapropiada. Finalmente convencieron a Davis y Parker transformó lo que iban a ser veinte segundos de canción para ambientar la escena de la biblioteca en el temazo que conocemos hoy.

El video lo acabó dirigiendo el propio Reitman porque no encontraba a nadie de quien se pudiera fiar. En 1984, los videoclips promocionales de películas eran aún una novedad, y Reitman quería tenerlo todo bien atado y con coherencia.

La escena se inicia con una chica 100% ochentera entrando de noche en una casa siniestra (que a mí me hizo pensar en la casa del final de "Thriller").

Nunca el cartón piedra fue tan siniestro

La actriz elegida para el videoclip fue Cindy Harrell, siendo éste uno de los hitos más destacados de su carrera.

100% años 80

El interior de la casa es oscuro y los muebles están dibujados con luz; el efecto se consiguió casi de forma improvisada, con una vieja técnica a base de pintar cristales. En la casa habitan dos presencias, la de Ray Parker Jr. y la de unos niños que salen de cualquier parte para gritar el consabido "ghostbusters!". El videoclip se sucede con imágenes de la joven extrañada por los fenómenos que ocurren en la casa (muebles que se mueven solos, por ejemplo) y escenas de la película sobre las que se superpone a Parker con un croma tan lamentable como encantador.

Y ahí empiezan los cameos. La mayoría de ellos fueron favores de amigos o el fruto de la caradura de Reitman y los productores, que se plantaron, por ejemplo, en el set en que John Candy rodaba una película para grabar su cameo.

Veamos algunos:

Aquí Chevy Chase, que luego repite

Irene Cara, que lo estaba petando con Fame

A pesar de que la casa parece embrujada y obviamente poco confortable, la muchacha se queda a dormir con un sexy pijama, sin saber, claro, que Ray Parker Jr. está debajo de su cama.

Cú-cú, ghostbusters!!

Los cameos al cantante le venían genial porque reducían su exposición en el videoclip, de forma que a) trabajaba menos y b) Clive Davis se quedaba más tranquilo. En algunas escenas la cara de indolencia de Ray Parker Jr, es realmente épica, en plan "esto me lo tomo tranquilote". 

John Candy

La muchachica, como es preceptivo dada la época, corre en su sexy pijama por la casa hasta que se topa de frente con la aparición de Parker, que viene a tranquilizarla, por supuesto. 

Melissa Gilbert, que igual no te acuerdas pero fue Laura Ingalls en aquella azucarada serie "La casa de la pradera" (donde no había pecadores)

Ollie Brown, músico del que Rayco les puede dar sobradas referencias por su participación en "Breakin'" y "Breakin'2: Electric Boogaloo"

Ray Parker Jr se movió lo justito haciendo el videoclip, en esta escena (3:21) le vemos dándolo todo:


Estamos llegando al final del videoclip, en el que el cantante y los cuatro protagonistas de la película (Ramis, Murray, Aykroyd y Hudson) bailan en las calles de Broadway, en pleno Nueva York. Esa parte no estaba preparada; coincidió con una de las acciones promocionales de la película con la prensa, y Reitman decidió, sobre la marcha, cortar la calle y grabar lo más rápido posible porque no contaban con ningún tipo de permiso. Todo esto un viernes a la 1 del mediodía, cuando no podía haber más gente por la calle. Bill Murray, que es como es y por eso lo amamos, también quiso poner lo suyo con unos pasos de break-dance que tomaron a todos por sorpresa (3:52). 


Y más cameos:

Jeffrey Tambor, actor que ahora está en boga por su trabajo en Transparent, y que para mí siempre será el hilarante patriarca de la familia Bluth en Arrested Development

George Wendt, el memorable Norm de la serie Cheers

El cómico Al Franken, guionista por ejemplo de Saturday Night Live

Danny DeVito, de todos conocido

Carly Simon, cantante

Peter Falk, el eterno detective Colombo

Teri Garr, actriz y bailarina, secundaria en muchas películas, comoTootsie, por la que estuvo nominada al Oscar

Esta canción y este video abrieron a Parker Jr. las puertas del mainstream y de la MTV, donde hasta entonces nunca se habían escuchado sus canciones. "Ghostbusters" por cierto, fue objeto de una demanda por parte de Huey Lewis, que la consideraba un plagio de su "I want a new drug". Al final hubo un acuerdo en el tribunal pero ninguno está autorizado a entrar en detalles. El videoclip estuvo a punto de desaparecer porque, al ser parte de la promoción de la película, ningún actor fue remunerado y por tanto, no podía incluirse en el VHS.

Si nunca has contestado "ghostbusters!!" cuando alguien dice "who you gonna call", siento decirte que estás muerto por dentro. Pero la buena noticia es que aún puedes resucitar. Aquí te dejamos el video para que te sueltes la melena como se hacía en los 80. ¡Disfruta!




jueves, 16 de marzo de 2017

James Morrison - "You Give Me Something" (2006) (UK version + US version)

Llevaba mucho tiempo, más del deseable, con las ganas de volver a comentar un video con doble versión a semejanza del "Unwritten" de Natasha Bedingfield que reseñé en su momento.

Pues ha llegado la hora, y para ello hoy voy a hablar de la que me parece la mejor balada de la década pasada (y no, no es el "You're Beautiful" del almibarado James Blunt), "You Give Me Something" de James Morrison.



Cuando quieres dedicarte a la música y te llamas James Morrison estás jodido porque sabes que tienes renunciar a llamarte por el diminutivo. Pero eso no le impidió a nuestro protagonista mantener su nombre.

En 2006 publicó su primer disco "Undiscovered" con el single que nos ocupa y con su ración doble de videos.

UK Version:

La versión británica transcurre en un estudio donde Morrison interpreta la canción sentado en una silla rodeado de micrófonos y acompañado de una miniorquesta, que se mantiene detrás de una cortina.

Morrison está acompañado de un equipo de salto a la comba, un grupo de sugerentes coristas y por la gran protagonista, la chica del Chupa Chups, que no sabemos muy bien qué pinta allí, pero nos da igual.


Hasta abriendo un Chupa Chups es maravillosa

El video básicamente es una competición entre los dos grupos a ver quién mola más. Primero las de la comba hacen su número, con una miembro asiática del equipo que tiene la asquerosa costumbre de dejar el chicle pegado a la silla para actuar.


De la elegancia a la falta de ella
 en un simple cambio de foto


Pero su actuación queda ninguneada por las coristas que, con sus corpiños, sus pelucas y abanicos de plumas sorprenden a todo el mundo.


 A todo el mundo, incluida ELLA:

"Gif de chica guapa moviendo la cabeza".
Bienvenidos al nuevo clásico de este blog.

Mientras las coristas hacen su performance, la canción llega a su cénit, con instrumentos de viento y todo, algo que me mola y que se ha perdido en el pop actual. También es verdad que podía estar más currada la aportación de las trompetas, pero se agradece. 
Las coristas y la canción se calman para dar final a un video en el que lo que menos importa es James Morrison. Él puso la voz y la guitarra, suficiente.



 

US Version:

En la edición estadounidense nos encontramos a James Morrison ejerciendo de músico callejero en el Chinatown neoyorquino, concretamente en el cruce de Lafayette con Canal.

Poco a poco la gente se va juntando en torno a él, entre ellas dos chicas que discutían y que han dejado de hacerlo por el poder de la música. También se acerca una reflexiva chica con rasgos asiáticos.

El video no aporta gran cosa hasta que en el 2:20 Morrison suelta su guitarra, avanza hasta la mitad de la calle y ocurre esto:

 No todo van a ser gifs de chicas guapas moviendo la cabeza

La ciudad se convierte en una especie de escenario con iluminación de pista de baile de fiesta de instituto yanqui.

Es un acierto que la guitarra haya desaparecido de escena porque ese micrófono antiguo es de los que te invitan a interactuar con él. En esta parte del video de destaca la magnífica fotografía a cargo de Shawn Kim, que deja bonitos planos.



Llegado a la parte final de la canción, la ciudad vuelve a su estado normal y Morrison regresa a la acera con su guitarra.

Mola que una vez termina de cantar "You Give Me Something" empiece a cantar otra canción con sonido ambiente. Me parece una forma muy original de acabar el video.

A diferencia de "Unwritten", donde el video británico era muy bueno y el yanqui era una auténtica basura; "You Give Me Something" tiene dos videos, que si bien no pasarán a la historia, son interesantes y bastante parejos en calidad.